Palabra de Dios (Hebreos 4:12)

«Mas Cortante que toda espada de Dos Filos»

Palabra de Dios (Hebreos 4:12) - image ESPADA+DE+DOS+FILOS on http://adulamcrew.cl

La Biblia no siempre es una fuente de consuelo; algunas veces actúa como un intruso indeseable. Puedes encontrarla un poco desconcertante al saber que puede penetrar todas tus defensas y perforar tu corazón con el convencimiento de la verdad. Tú no puedes cambiar la verdad, pero si puedes dejarte permitirle a ella cambiarte  a ti.

Cuantos han querido tergiversar la verdad, cuantos han querido ocultar la verdad. Cuantos mafiosos, conspiraciones, planes malignos se han decretado en esferas oscuras. Cuantas brujerías, violaciones, adulterios, asesinatos, robos y pecados horrendos han quedado impunes y silenciados en este mundo caótico.

Lea muy bien lo que dice este versículo: «Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia;  antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.»[1] Para aquellos que han sido víctimas, aquellos que han sufrido, los desvalidos, los pobres, los “sin voz”; Estas palabras son por cierto como leche y miel. Porque a pesar que la justicia del hombre les ha fallado, algún día la Justicia de Dios quebrantará con vara de hierro al impío.

Dios es juez justo,

 Y Dios está airado contra el impío todos los días.

Si no se arrepiente,  él afilará su espada;

 Armado tiene ya su arco,  y lo ha preparado”[2]

La palabra de Dios es inmutable como lo es Dios, y eso la hace peligrosa para el impío, para el enemigo de Dios y al mismo tiempo para el creyente. No es un juego, no es un libro de información, no es un libro de ciencia ni filosofía. Es una palabra viva capaz de cortar la total depravación del hombre.

Medite en esto:

  “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz,  y más cortante que toda espada de dos filos;  y penetra hasta partir el alma y el espíritu,  las coyunturas y los tuétanos,  y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”[3]

Tenga la seguridad que la palabra de Dios es el arma más poderosa de toda la historia capaz de transformar el corazón más soberbio y orgulloso del mundo. Capaz de transformar la vida más oscura y detestable de la población. ¿Sabes por qué?, porque su palabra es:

Su palabra es Viva; No necesita que la adornemos ni la maquillemos, tampoco necesita que la defendamos, como dijo Charles Spurgeon una vez: “La Biblia no precisa ser defendida más  de lo que un león enjaulado necesita que se defienda. Todo lo que tenemos que hacer con el león es sacarlo de su jaula, y él se defenderá a sí mismo”.

Su palabra es Eficaz; (eficazgriego, “enérgica”) Es activa y además  eficiente. “así es también la palabra que sale de mi boca: No volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo deseo y cumplirá con mis propósitos”[4], Que sea bien entendido esto; “cumplirá con sus propósitos” no los nuestros.

Su palabra es más cortante que toda espada de dos filos; Corta cadenas eternas de pecado, maldiciones y pensamientos que esclavizan al ser humano. Traspasa y corta tanto al creyente como a no creyentes, su doble filo la hace aún más peligrosa para el enemigo. Por eso Satanás se esmera en  no dejarte escudriñarla.

Su palabra penetra hasta partir el alma y el espíritu: Es en esos lugares donde ningún cirujano podrá llegar, donde están depositado los traumas, pensamientos, recuerdos que creemos ocultar y guardar para el resto de nuestros días. En esos oscuros lugares donde Dios comienza a regenerar nuestras vidas. En toda la historia hay  millones de personas transformadas por su palabra que dan testimonio de esta verdad.

Su palabra penetra hasta partir las coyunturas y los tuétanos: primero penetra nuestra vida espiritual, para luego obrar en nuestra vida física. Es nuestra carne la que quiere dominar nuestro ser interior, por eso Dios corta y penetra dejándolo inmovilizado, Como dice la Epístola de Romanos: “Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni obedezcan a sus malos deseos”.[5]

 Su palabra discierne los pensamientos y las intenciones del corazón;Adjetivo kritikos , significa aquello que se relaciona con juicio (krino, juzgar) “crítica de los pensamientos”; esto es, que pasa juicio sobre los pensamientos y los sentimientos[6]. Nuestro Señor lo deja claro en su caminar, “Jesús entonces,  conociendo los pensamientos de ellos,  respondiendo les dijo: ¿Qué caviláis en vuestros corazones?”[7]

Nuestra mente está totalmente desviada y depravada, moldeada a un mundo caído y sometida a un sistema depravado. Pero su palabra provocará una renovación capaz de tomar el control de nuestro ser. Pablo nos llama a:

“No os conforméis a este siglo,  sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento,  para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios,  agradable y perfecta”[8]

Entre más tiempo pasemos con su palabra, más tiempo le damos a Dios para obrar en nuestras vidas. Deje que su palabra corte y penetre hasta lo más profundo de su alma…

…Él sabrá que hacer en ese lugar.

Por: Fabian Pavez
Lectura radical

Palabra de Dios (Hebreos 4:12) - image biblia-de-bolsillo2 on http://adulamcrew.cl

Notas de referencias

[1]Hebreos 4:13, Reina Valera 1960, RV60

[2] Samos 7:11-12, Reina Valera 1960, RV60

[3] Hebreos 4:12, Reina Valera 1960, RV60

[4] Isaías 55:11,  Nueva Versión Internacional, NVI

[5] Romanos 6:12, Nueva Versión Internacional, NVI (Cursiva y subrayado agregado)

[6] Diccionario Nuevo Testamento, W.E. Vine (c.Adjetivo kritikos κριτικός, G2924)

[7] Lucas 5:22, Reina Valera 1960, RV60

[8] Romanos 12:2, , Reina Valera 1960, RV60

 

Esta entrada fue publicada en La Biblia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *