Tercera parte: La celda más honda de la cárcel

Tercera parte: La celda más honda de la cárcel - image 1920 on http://adulamcrew.cl

Por la tarde todos los prisioneros son enviados a casa. Uno solo permanece en la celda, Luther King. “Bull” Connors ha ordenado que se le encierre en la celda más aislada de la cárcel. Detrás de los barrotes King debe permanecer rigurosamente solo, sin contacto con nadie: ni un rumor, ni una voz de la ciudad debe llegar hasta él. Un carcelero se deja ver dos veces al día para llevarle en silencio el plato de aluminio con la ración para el almuerzo y la comida, y nada más.

Pero King encontró en su bolsillo un lápiz y un pedazo de papel. En los primeros días de la “protesta negra” en Birmingham, diez pastores blancos le habían dirigido desde las columnas de un periódico una “carta abierta”. En ella le reprochaban de hacer soñar demasiado a los negros. “Ellos tienen derecho naturalmente-decían- pero deben esperar con paciencia conquistarlos lentamente, demostrando a todos que se lo merecen, y no reunirse en la plaza con el riesgo de perturbar la ciudad”.

Mientras la ira y la tristeza lo agitaban todo, King escribió con aquel pedazo de lápiz la respuesta. La tituló: “Carta desde la cárcel de Birmingham”. Es uno de los documentos más notables y nobles de la eterna lucha del hombre por la libertad.

“Hace muchos años que oigo la palabra “esperen”. Nosotros hemos esperado más de 340 años gozar de nuestros derechos naturales. Las naciones de Asia y África marchan a gran velocidad hacia la independencia política, mientras nosotros mendigamos todavía para obtener la libertad de pedir una taza de café en un restaurant. Es muy fácil decir “esperen”. Pero cuando se ha visto a un populacho linchar a su gusto a nuestros padres y madres, ahogar a sus anchas a nuestras hermanas y hermanos, cuando se ha visto a las policías, persas de un odio insaciable, golpear y más aún, matar impunemente a nuestros hermanos y hermanas negras; cuando se continua viendo a la gran mayoría de nuestro 20 millones de hermanos negros asfixiarse en la oscura prisión de la miseria  en medio de una sociedad opulenta. Cuando se siente que la lengua se anuda buscando una explicación para nuestra niña de 6 años, porque no puede ir al Parque de Diversiones y se ve aparecer una lagrima cuando oye decir que el “Luna Park” está cerrado para los niños negros. Cuando nos atormentan noche y día por el hecho de ser negro, no sabiendo nunca lo que nos pueda suceder; entonces se llega a comprender por qué encontramos tan difícil esperar”.

Tercera parte: La celda más honda de la cárcel - image kings-letter-from-birmingham-jail-50-years-laters-featured-photo-1 on http://adulamcrew.cl

Fuente: Serie héroes de nuestro tiempo, Editorial Salesiana, “Martin luther King” Martir de los derechos del hombre/ T. Bosco. 2 (Pag. 15-16)

Tercera parte: La celda más honda de la cárcel - image martin%2Bluther%2Bking on http://adulamcrew.cl

Esta entrada fue publicada en Heroes comunes, Martin Luther King, Tiempos difíciles. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *